Saltar al contenido
La Gran Tienda

Cómo pasar la aspiradora para la limpieza ideal

pasando la aspiradora

A todo el mundo le gusta tener su casa perfectamente limpia e impoluta, y para ese objetivo la aspiradora deber su mejor aliado. La sensación de ver la casa reluciente es muy gratificante, además teniendo en cuenta el esfuerzo que se ha tenido que dedicar para ello. La función de pasar la aspiradora debe ser la de menguar el esfuerzo y facilitar la limpieza, además de conseguir un mejor resultado y más higiénico que si se hiciera a mano.

Pasar la aspiradora parece una tarea simple y básica, sin mayor secreto. Pero, ¿estás seguro de que sabes pasar la aspiradora de la manera correcta?

Organízate antes de comenzar a pasar la aspiradora

Antes de ponerse a pasar la aspiradora como si no hubiera un mañana, hay ciertos aspectos a tener en cuenta para poder lograr una limpieza eficiente, a la vez que eficaz.

Planifica el trabajo

Decide cada cuánto tiempo vas a dedicar a la limpieza. Puedes hacer una limpieza más profunda semanalmente o un mantenimiento mínimo diario, hacerlo por zonas… tú decides. Párate a pensar en el tiempo del que dispones y distribúyelo para que te quede tiempo para ti.

Mucha gente prefiere dedicarle un poco de tiempo cada día, para evitar que la suciedad se acumule, mientras que otros prefieren reservar parte del fin de semana para dedicar más tiempo y hacer una limpieza más en profundidad. Elige el estilo que más se adapte a ti y a tus circunstancias.

Cuando te pongas a ello, procura dedicarle el tiempo que habías estimado previamente, sin quedarte corto, pero tampoco sin alargarte demasiado. Si te ciñes a un horario, serás más eficiente.

Despeja el área que vas a limpiar

Si la habitación que vas a limpiar está llena de muebles, se recomienda despejar la zona antes de ponerse a limpiar. Pasar la aspiradora con muchos obstáculos implicará tener que apartarlos  a medida que avanzas, corriendo el riesgo de que la aspiradora se desenchufe (si tiene cable), o que choque contra los muebles, pudiendo provocar algún daño.

mover muebles
Despeja la zona todo lo que puedas para tener más espacio

Limpia tu casa de arriba a abajo, y de dentro a afuera.

Una vez despejada la zona a limpiar, hay que tener en cuenta otros aspectos, como por ejemplo la ley de la gravedad. Si primero pasas la aspiradora y luego, por ejemplo, limpias el polvo, tendrás que volver a limpiar el suelo, ya que habrá caído polvo en él. Es importante que la limpieza la hagas de arriba hacia abajo, así evitarás ensuciar zonas que ya habías limpiado previamente.

Por este motivo, es mejor que limpies el habitáculo en este orden antes de ponerte a aspirar:

  1. Las lámparas del techo.
  2. Los marcos de las puertas.
  3. Las persianas.
  4. Las cortinas.
  5. Los objetos que se encuentren encima de los muebles (jarrones, marcos de fotos, etc.)
  6. La zona superior de los muebles
  7. Los zócalos.
limpiar el polvo
Para una limpieza más eficiente, es mejor limpiar de arriba a abajo

Para limpiar el polvo, puedes usar un trapo de algodón ligeramente humedecido, o una gamuza de microfibra. Se puede humedecer el trapo con agua, aunque en el mercado venden productos de limpieza que cuidan la madera de los muebles y pueden darle brillo.

Además, es preferible que organices también los habitáculos de tu casa, comenzando con los que están más adentro y yendo por orden hasta llegar a la puerta de la calle. De esta manera evitarás pasar por zonas limpias para acceder a limpiar otras.

Cómo pasar la aspiradora

Para usar adecuadamente la aspiradora, debes tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • Evita que la bolsa o el depósito se llene completamente: Si la bolsa o depósito se llenan por completo, la aspiradora dejará de trabajar de manera eficiente, ya que tendrá que realizar un esfuerzo mayor para conseguir el mismo resultado, cosa que provocaría que se forzara su motor innecesariamente. Si la aspiradora es de depósito, vacíalo con la suficiente antelación, evitando que se llene demasiado.
  • Filtros: Asegúrate también de que los filtros que vayas a usar estén limpios y en perfectas condiciones, ya que, de lo contrario no harán bien su función y pueden estropear la aspiradora.
  • Elige bien la potencia: La gran mayoría de aspiradoras disponen de un mecanismo de regulación de potencia, normalmente en niveles predeterminados. Aspirar a la máxima potencia no significa forzosamente aspirar mejor. Ya que, por ejemplo, en el caso de tapicerías, cortinas, alfombras, etc. se recomienda aspirar a una potencia menor para no dañar el tejido.
  • Usa un cepillo apropiado: Ya mayoría de aspiradoras cuentan con varios tipos de cepillos, con una misión en particular: para alfombras, parqué, tapicerías, etc. Utilízalos adecuadamente, y así tu aspiradora durará más años y no dañarás el material que estés limpiando.
  • Haz un recorrido eficiente: Si el suelo no está muy sucio, puede suceder que llegue un momento que no sepas por dónde has pasado y por dónde no. Es mejor que lo hagas de una manera ordenada, comenzando por una esquina, y yendo de adelante hacia atrás.
  • Limpia a contrapelo: En el caso de las alfombras, puedes hacerlo primero en una dirección (a lo largo de la alfombra) y luego en perpendicular (a lo ancho), para conseguir una mayor limpieza.
pasar la aspiradora
Aprende a usar la aspiradora de manera ordenada

Cuál es la postura adecuada para pasar la aspiradora

A la hora de pasar la aspiradora es muy importante ser conscientes de la postura que adoptamos. Podemos estar varias horas pasando la aspiradora, y si no lo hacemos de la manera correcta podemos llegar a hacernos daño, ya que, en muchos casos tendemos a inclinarnos en exceso o la sujetamos de manera incorrecta.

La Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda también apunta que hay que mantener la columna de manera vertical, y desplazar la aspiradora lo más cerca posible de los pies, flexionando ligeramente la rodilla más avanzada.

Si hay pasar la aspiradora por debajo de un mueble, lo mejor es apoyar una de las rodillas en el suelo, sin inclinar la espalda. Otra posible manera de hacerlo es arquear la espalda, hacia atrás, generando una lordosis, evitando que nos duela la espalda si permanecemos mucho rato en la misma postura.

En el siguiente vídeo puedes ver unos consejos que te pueden ayudar a prevenir lesiones.

 

Configuración